Isabel Forga | ¿Por qué concebir la vida como una historia?
Sitio web y blog de la escritora Isabel Forga con información de sus novelas, poemas, entrevistas y artículos sobre aspectos literarios, culturales e introspectivos.
Novela, Ficción, Guerrera, Fantasía, Poemas, Filosofía espiritual, Viajes, Entrevista, Escritora, Luna, Sol, Mitología, Booktrailer, Batallas, Aventuras
1162
post-template-default,single,single-post,postid-1162,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

¿Por qué concebir la vida como una historia?

Cierro la novela que acabo de terminar y miro hacia atrás para recorrerla de nuevo. Revivo algunos momentos con sus emociones y enseñanzas, recuerdo personajes que han marcado el proceso de una forma u otra, y entiendo que algo ha cambiado en mí. Las historias sinceras* siempre nos añaden una perspectiva nueva, un sentir distinto. Además, el relato no termina porque yo cierre el libro que aparenta contenerlo. Ya estaba vivo antes de encontrarme y seguirá transformándose a través de mi propia historia.

Existe algo que yo llamo el sentimiento creciente de las historias. A medida que acumulamos personajes y relatos, vemos que de algún modo se complementan y relacionan entre sí para regalarnos mayor plenitud. Nos podemos apegar a ellos hasta un cierto punto y luego los dejamos ir y los fusionamos con otros para que la esencia de su ser crezca. Recuerdo que antaño solía apegarme tanto a un personaje o a su historia que llegaba a sentirlo como traición cuando otro me llegaba al corazón. Con el tiempo aprendí que nada se pierde ni entra en conflicto con lo que pertenece al mismo sentir de verdad. Supongo que buscaba absolutos en el lugar equivocado. El crecimiento verdadero no necesita espacio físico, su inmensidad no tiene límites ni precisa de mediciones.

También así funciona nuestra vida. Las personas escriben su historia con cada paso, con cada pensamiento, con cada acción. Nada se pierde nunca, todo vive y se transforma en un maravilloso ciclo de historias sin fin. Lo que casi siempre olvidamos es que lo importante no son los detalles de las historias, aun cuando cada detalle es fundamental y precioso, sino la esencia de verdad que conllevan.

No hay historias independientes como no hay vidas independientes. Todas se relacionan, se suceden unas de otras, se transforman en otras nuevas, y por eso, jamás pueden morir. Nada muere realmente ni nada desaparece. Todo es energía en movimiento y en continua transformación.

Cuando empezamos a observar la vida como una historia, podemos aprender más fácilmente de ella, como aprendemos de todas las historias. Las más grandes enseñanzas se han transmitido siempre a través de relatos porque es mucho más fácil aprender de los hechos ajenos que de los propios. Además, ninguna historia de vida es perfecta, si lo fuera no tendría razón de ser ni nada que enseñarnos.

Todas las personas guardamos en la memoria acciones que consideramos errores o reacciones inadecuadas, y muchas veces estas acciones nos persiguen como fantasmas. Vivimos todo el tiempo en los hechos del pasado o en el futuro imaginario, pero si aprendemos a concebir nuestra vida como una historia y a relacionarnos con ella de manera constructiva, podremos despertar a la verdad de nuestro presente. Lo que fuimos ya no importa, importa lo que somos ahora. No se trata de olvidar, sino de comprender. En realidad, el momento presente funciona muy bien por sí solo y no necesita ningún pasado perfecto para existir.

Cuando nuestra vida adquiere la belleza y la riqueza de una historia, podemos aprender a mirar hacia atrás sin dolor y hacia delante sin miedo. Solo entonces, empezamos a apreciar ese ahora, paradójicamente presente y huidizo, que pasa desapercibido a las mentes humanas.

*En una Reflexión anterior me referí a La sinceridad de la ficción, que nada tiene que ver con que la historia se base o no en lo que entendemos por hechos reales.

La pregunta para este Entre líneas nace de La libertad de la actividad creativa, Los múltiples ángulos de la historia y La relación con la propia historia.

2 Comentarios
  • Tony
    Publicado a las 19:44h, 06 julio Responder

    Según mi forma de pensar, las personas necesitamos tener una historia para sentir que somos alguien. Y eso hace que no le demos demasiada importancia al presente, el cual se nos escapa sin darnos cuenta de que es lo verdaderamente real.

    Te felicito por tu interesante artículo, el cual da mucho para pensar.

    • Isabel Forga
      Publicado a las 02:13h, 07 julio Responder

      Gracias, como siempre, por tus comentarios.
      La intención de estas Reflexiones y Entre líneas es, como bien dices, dar mucho para pensar y, al mismo tiempo, entender que no hay que prestar tanta atención a todo lo que pensamos.

Publica una respuesta a Tony Cancela respuesta