Isabel Forga | En agonía de ti
Sitio web y blog de la escritora Isabel Forga con información de sus novelas, poemas, entrevistas y artículos sobre aspectos literarios, culturales e introspectivos.
Novela, Ficción, Guerrera, Fantasía, Poemas, Filosofía espiritual, Viajes, Entrevista, Escritora, Luna, Sol, Mitología, Booktrailer, Batallas, Aventuras
1517
page-template-default,page,page-id-1517,ajax_updown,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,cookies-set,cookies-accepted

 

En agonía de ti,

me siento a tu lado,

junto a tu ausencia muda

y rodeo tus pétalos

con mis brazos de arena.

Te sostengo entre tiempos,

entre vacíos secretos

que nos pertenecen.

Te moldeo con los minutos,

ladrones voraces

de momentos inmensos.

Te busco con el pensamiento,

con la voz, con las manos,

con la luz y con el sueño,

y te persigo por los túneles

amargos y temidos

de tu silencio infame.

 

Me llenas y te asumo,

me destruyes y te amo.

 

Te amo en todas las lenguas

que la vida ha puesto en mis labios

durante eternos segundos

de atardeceres lánguidos.

T’estimo desde el sentir primero,

en las terrazas tibias y húmedas

de la memoria ardiente,

y en los parques de mosaicos

recorridos con pesar.

Te quiero sobre instantes de humo,

de latidos sureños, perdidos

en el silbar de los trenes,

que nos llevan y nos traen

de los puertos del estío.

I love you bajo la lluvia perfecta

de mis pasos libres y solos

por fríos senderos nuevos,

donde el suelo helado

de los puentes y las torres,

se derrite en grandes vasos

de desesperación latente.

Ti amo entre tazas de fervor,

sonoras, hirientes,

olvidadas y presentes,

antes de esa huida musical y soez

por avenidas inmortales.

Je t’aime junto al río de luces,

mientras mi pasión te observa

más allá del día y de la noche,

desde los recónditos parajes

del caminante escondido.

Ich liebe dich con el sino inevitable

de todas las tormentas

que nos aguardan y nos salvan,

mientras abren sendas brillantes

que arrinconan los sentidos.

Te amo en la piel de multitudes,

de algarabías coloridas

y paseos sordos,

de plumajes brillantes

y sabores extremos.

Y te llamo a gritos

por los caminos, por las nubes,

por los acueductos del recuerdo,

en otras grafías que los días

trajeron más tarde a mis dedos.

 

En agonía de ti,

me siento a tu lado

y hasta el eco me susurra

tu verdad sombría:

ni el infierno mismo

me devolverá tus párpados,

ni el movimiento de tus pies

ni las comisuras de tus labios.

Nada calmará la savia

que me recorre las venas

como un mar desbocado

y me habla con la sinrazón

de tus balbuceos amados.

Pero hay algo que ignoran

el eco y sus sombras,

y hasta el infierno mismo,

algo que no navega

por sus eternidades huecas

de deseos quebrados,

porque que no es tuyo ni es mío,

ni del mundo ni del tiempo.

 

Estado de México, enero 2017