Una receta literaria contra todos los miedos - Isabel Forga
Sitio web y blog de la escritora Isabel Forga con información de sus novelas, poemas, entrevistas y artículos sobre aspectos literarios, culturales e introspectivos.
Novela, Ficción, Guerrera, Fantasía, Poemas, Filosofía espiritual, Viajes, Entrevista, Escritora, Luna, Sol, Mitología, Booktrailer, Batallas, Aventuras
370
post-template-default,single,single-post,postid-370,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Una receta literaria contra todos los miedos

Hace algún tiempo aprendí que todo temor está relacionado con el miedo al vacío y que el único antídoto contra ese miedo es el amor sincero en cualquiera de sus manifestaciones.

Pero, ¿a qué me refiero cuando hablo de miedo al vacío? Ese vacío que tanto nos perturba, aun de manera inconsciente, suele englobar la idea de pérdida, de desamparo o de aniquilación, y si analizamos un poco nos daremos cuenta de que todos los temores que angustian a los seres humanos están de una forma u otra relacionados con esas desagradables emociones.

Todos hemos sentido miedo, pero lo que no resulta evidente es entender el miedo como falta de amor. Por lo general, cuando alguien nos dice que nos falta amor en nuestra vida, tendemos a buscar una relación romántica para que de alguna forma otra persona nos complemente, pero, en realidad, el amor completo está ya en nosotros, y tiene un sinfín de increíbles caminos para expresarse. Si observamos, por ejemplo, a una persona sobre una tabla de surf cabalgando las olas inmensas que la envuelven en una fusión impecable entre lo humano y lo divino, es inevitable que nos preguntemos cómo es posible que el miedo no se apodere de ella hasta hacerla caer. Podríamos hablar de adrenalina, pero yo creo que la respuesta está simplemente en la pasión por lo que está viviendo. Cuando esa pasión, que no es más que una expresión de amor, nos abraza, ya no hay lugar para el miedo. La posibilidad de la caída no es suficiente para detenernos y es entonces cuando llegamos a descubrir la auténtica belleza de nuestra existencia.

Los seres enamorados no experimentan temor. El miedo nos acosa después, cuando la voz de nuestra mente nos empieza a susurrar que podríamos perder el motivo de nuestra pasión y caer al vacío. Entonces, empezamos a alimentar un deseo de posesión que no tiene nada que ver con el amor.

¿Y cuál es el papel de la literatura en todo esto? Los libros son milagros de la imaginación que nos regalan infinitas posibilidades de apasionarnos. A través de las páginas de un libro también podemos cabalgar las olas, olvidar las limitaciones de tiempo y espacio, experimentar las vivencias y conocimientos de otras personas, y sobre todo, enamorarnos. Podría decir que no recuerdo ningún periodo de mi vida sin una historia en el pensamiento o, más bien, sin una historia en el corazón, porque es en el corazón donde las historias viven en realidad.

Por eso, cuando los muros del miedo amenazan con alzarse a mi alrededor, viajo interiormente hacia esas historias, revivo los sentimientos que me embargaron, y todos los límites se disuelven porque no hay miedo que sobreviva al poder de una pasión sincera. Es más, incluso el temido vacío puede perder así su fuerza negativa y transformarse. Por extraño que suene, las personas que acostumbran a meditar llegan a conocer una dimensión del vacío muy distinta a la que tanto suele asustarnos, y a encontrar en él la paz más verdadera. Y la paz no deja de ser una profunda expresión de amor.

2 Comentarios
  • Paulina
    Publicado a las 16:33h, 10 junio Responder

    Sin duda, vivir con miedo a vivir es la más sólida atadura para nuestra creatividad, nuestra felicidad y nuestra libertad. Amar, en cambio, nos hace sentir plenos y capaces de todo.

    • Isabel Forga
      Publicado a las 23:59h, 11 junio Responder

      Muchas gracias por tu lectura y tu comentario.

Publica un comentario