Isabel Forga | La voz que narra la historia
Sitio web y blog de la escritora Isabel Forga con información de sus novelas, poemas, entrevistas y artículos sobre aspectos literarios, culturales e introspectivos.
Novela, Ficción, Guerrera, Fantasía, Poemas, Filosofía espiritual, Viajes, Entrevista, Escritora, Luna, Sol, Mitología, Booktrailer, Batallas, Aventuras
1434
post-template-default,single,single-post,postid-1434,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

La voz que narra la historia

En toda historia habita una voz narradora. Con frecuencia nos pasa desapercibido el poder que esa voz ejerce sobre nuestra reacción ante el desarrollo de los hechos, pero ya sea de forma sutil o más directa, su presencia es constante.

A nivel literario, la persona que escribe puede y debe escoger a su voz narradora. La relación de los lectores con la historia dependerá en gran manera de esa voz, por lo que es importante que sea la adecuada, es decir, que funcione bien en la narración y proporcione también el vehículo deseado por la mano que escribe.

La historia de Shaktarha, por ejemplo, la doté de un narrador omnisciente con algunas pinceladas de narrador equisciente en momentos específicos, es decir, todavía en tercera persona pero con una perspectiva limitada a uno u otro personaje. Quizá el narrador omnisciente ya no esté de moda o tal vez se necesite una técnica muy perfecta para dominar esa forma de escritura, pero es cierto que es la voz escogida en muchos clásicos de la literatura. Y es que Shaktarha tiene un estilo clásico intencionado donde incluso los epítetos de tipo homérico están presentes, por lo que un narrador de este tipo me pareció adecuado.

En cambio, la primera novela que escribí, Tras la noche, era una historia más intimista, narrada siempre en primera persona, aunque a tres voces. Siempre he pensado que escribir es un acto de libertad, más allá de las tendencias del momento, de las clasificaciones y reglamentos establecidos. Además, puede haber tantas formas de narrar una historia como mentes humanas, y otras tantas maneras de recibir esa narración.

Es cierto que las tendencias y los gustos evolucionan, pero no creo que, como he oído mencionar en alguna ocasión, haya que facilitar al máximo la actividad de la lectura para que las personas que la emprendan no tengan que hacer esfuerzos al entender y seguir el curso de la historia. No se trata de confundir a los lectores de forma intencionada, a menos que la propia historia lo requiera, pero tampoco hay que subestimar su destreza o disposición a la hora de ir descifrando ciertas claves. De cualquier manera, a menos que la única intención de escribir una historia sea vender el mayor número de libros posible, la persona que escribe no puede intentar adaptarse al gusto de cada lector, por lo que lo más lógico será que opte por el suyo propio y cuente la historia que desea de la manera que le resulte más sincera. La relación entre la pluma, la voz que narra y los personajes no deja de ser también íntima y solo tendrá sentido si esa íntima sinceridad se percibe.

Y si hablamos del género poético, sin duda parece el más personal de todos, pero también posee una voz que no tiene que ser la del autor o autora de los versos. Ni siquiera cuando esos versos se lancen en primera persona, debemos asumir que las experiencias narradas hacen referencia directa a la vida de la persona que los escribe. Como si de un personaje se tratara, esas experiencias pueden ser deseos, memorias, ideas que solo provienen de forma indirecta de la pluma autora.

Una vez más vemos que la escritura y la lectura nos ayudan a desarrollar consciencia sobre la voz que narra la historia. También en nuestra historia de vida, tendemos a centrarnos en los personajes o en los acontecimientos y no advertimos la voz mental que no deja de narrar e interpretar en todo momento. Esa voz es como un personaje interior que todo lo juzga y que solemos confundir con nuestro ser verdadero. La relación con la voz narradora de nuestra propia historia es también esencial y debemos aprender a escucharla sin asumir que posee la verdad absoluta de esa obra en la que solo nuestro ser profundo es autor.

2 Comentarios
  • Tony
    Publicado a las 22:34h, 03 abril Responder

    Como siempre, he quedado encantada de esa gran realidad que encierra todo lo que escribes. Te felicito una vez más.

    • Isabel Forga
      Publicado a las 23:57h, 03 abril Responder

      Muchas gracias por el comentario.

Publica un comentario