El difícil equilibrio entre fuerza y rendición - Isabel Forga
Sitio web y blog de la escritora Isabel Forga con información de sus novelas, poemas, entrevistas y artículos sobre aspectos literarios, culturales e introspectivos.
Novela, Ficción, Guerrera, Fantasía, Poemas, Filosofía espiritual, Viajes, Entrevista, Escritora, Luna, Sol, Mitología, Booktrailer, Batallas, Aventuras
364
post-template-default,single,single-post,postid-364,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

El difícil equilibrio entre fuerza y rendición

En mi novela Shaktarha, de Luna y de Sol, un personaje nos dice:

En toda acción hay un esfuerzo que te pertenece y un resultado sobre el que no tendrás control más que habiéndolo entregado todo.

No es fácil para las mentes humanas comprender este equilibrio entre controlar y permitir. Por naturaleza, las personas queremos controlar nuestra vida, todo lo que nos sucede y en ocasiones incluso las decisiones de los que nos rodean. Cuando los hechos o las circunstancias, aun en pequeños detalles, no se dan como lo habíamos planeado o deseado, lo percibimos como un revés que influye en nuestro estado de ánimo. Si se trata de situaciones más graves, personales o laborales, podemos llegar a deprimirnos profundamente.

Hace algún tiempo que empecé a descubrir los beneficios de permitir que el día a día fluya de la forma necesaria sin tomar cada obstáculo como un golpe bajo del destino, sino más bien como una enseñanza a agradecer. Debo admitir que mi ego me traiciona demasiadas veces, me ofusco y me lleno de frustración ante ciertas situaciones, pero he aprendido a detenerme un momento, tomar un respiro y tratar de observar los acontecimientos desde un punto de vista distinto. El resultado es a menudo sorprendente.

Desde que las culturas orientales, con sus filosofías sobre yoga y meditación, han empezado a ser más populares en occidente, es frecuente oír hablar sobre el desapego. Sin embargo, se trata de un concepto mucho más profundo de lo que muchas personas creen entender. Es cierto que supone una liberación poder observarlo todo sin el apego acostumbrado, pero no hay que confundir esa sensación de libertad interior tan valiosa con una cómoda forma de decidir que “todo me da igual”. En realidad, se trata de todo lo contrario. Es a través de esa nueva forma de mirar cuando aprendemos a apreciar muchos aspectos de nuestra existencia cotidiana que nos pasaban desapercibidos en ese maravilloso y necesario fluir de circunstancias. Por decirlo de otra forma, al permitir esas circunstancias podemos alcanzar la esencia de nuestra vida de manera mucho más rica y verdadera.

Pero, como decía, es fácil malinterpretar ese permitir. ¿Significa dejar que los demás decidan por nosotros? ¿Debemos convertirnos en observadores de todo sin invertir esfuerzo en nada? Es cierto que hay muchas formas de entender el devenir de la existencia, pero en mi opinión nuestro mundo tiene una razón de ser y nuestro papel en él es esencial. Es más, en todo aquello que emprendamos, debemos entregarlo todo. Es en esa parte del proceso donde es necesario concentrar nuestras fuerzas y no en intentar controlar el resultado de ese esfuerzo. Después, hay que permitir que la vida haga el resto. Es decir, la única forma de control es dejar de controlar en el momento preciso. Claro, es inevitable que nos preguntemos cómo es posible hacer eso, y ahí es donde entra en juego la confianza.

Entonces, el personaje de la novela explica:

La confianza será la segunda parte del camino y cuando la hayas entregado por completo ya no albergarás duda alguna.

 

2 Comentarios
  • Paulina
    Publicado a las 15:25h, 24 abril Responder

    Son palabras que necesitaba encontrar en mi vida. Cuesta trabajo confiar en el proceso; no obstante, será indispensable que aprenda a hacerlo.

    • Isabel Forga
      Publicado a las 17:00h, 24 abril Responder

      Te agradezco mucho el comentario y me alegro si estas palabras te han sido de alguna ayuda.

Publica un comentario